10 de abril de 2014

Rosquillas de harina de espelta integral

Nada mejor para inaugurar este blog que una receta de rosquillas, pero con harina de espelta integral. Esta receta ejemplifica bastante bien cómo lo integral no tiene por qué ser poco delicioso o apetitoso. La harina de espelta, un ingrediente con el que empecé a trabajar hace poco, da a la masa un toque diferente. Es baja en gluten, es más nutritiva y digestiva que la de trigo y también sienta mucho mejor. Con un buen vaso de leche o un té, estas rosquillas serán el mejor desayuno para empezar el día. La receta es una adaptación de la fantásticas rosquillas caseras del blog Recetas de rechupete. Me hice con su libro en Amazon (un ofertón por menos de tres euros) y la verdad es que le he sacado mucho partido. Prometo hablaros de él más adelante.

INGREDIENTES
  • 275 gr de harina de espelta (integral o semi integral)
  • 2 huevos
  • 25 ml de leche semidesnatada (yo uso sin lactosa)
  • Medio sobre (8gr.) de levadura (yo uso la del Lidl pero puede ser Royal)
  • Ralladura de medio limón y media naranja
  • 3 cucharadas de azúcar (75 gr.)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Opcional: 1 cucharadita de esencia de vainilla y 1 cucharadita de agua de azahar (yo la compro en Carrefour)
  • Aceite de girasol abundante para freír las rosquillas y corteza de medio limón para aromatizarlo
  • Para bañar las rosquillas: 250 gr. de azúcar, 60 ml. de agua y 25 ml. de zumo de limón.

Rosquillas de harina de espelta integral

ELABORACIÓN

1. Batimos los huevos y el azúcar hasta que monten un poco (yo lo hago con un batidora de varillas). A continuación, se añade la leche, la esencia de vainilla, el agua de azahar y las ralladuras del limón y la naranja. Batimos hasta que todo esté bien mezclado y añadimos entonces el aceite de oliva. Volvemos a batir.
2. Mezclamos en un recipiente la harina con la levadura y la añadimos poco a poco a la mezcla anterior. La masa será un poco pegajosa. Os podéis mojar las manos de aceite de oliva para ayudaros. Si veis que la mezcla no se puede trabajar, añadid un poquito de harina hasta hacerla manejable.
3. Hacéis una bola con la masa, la envolvéis con film y la metéis en la nevera un par de horas.
4. Pasado ese tiempo, es hora de aromatizar el aceite de oliva con la corteza del limón (sin lo blanco que amarga). Hay que freirlo en una sartén a baja temperatura unos 10 minutos y luego retirarlo.
5. Mientras, os ponéis a hacer las rosquillas. Ponéis aceite de oliva en la encimera y en las manos y formáis bolas del tamaño de una pelota de golf. Después, hacéis un agujero en el centro y lo váis abriendo con cuidado (pensad que si lo hacéis muy pequeño se puede cerrar al freír porque se hinchan un poquito).  A mí las rosquillas me gustan pequeñitas y rechonchas, pero eso va a gustos.
6. Las freímos en el aceite aromatizado a fuego medio con cuidado de no quemarlas. Cuando estén doraditas por un lado les dais la vuelta. Mejor echar poquitas para que el aceite no se enfríe. Yo las hacía en tandas de 5.
7. Para acabar, las ponemos en un plato con papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Ya solo queda mezclar el glaseado para bañar las rosquillas en un cazo, esperar que reduzca un poco para bañarlas y lo más importante, comerlas. Otra opción más fácil y un poco más sana es rebozarlas con azúcar glas. De las dos maneras están buenísimas, así que vosotros escogéis.

¿Dónde comprar la harina de espelta?
En algunos supermercados como Carrefour la podéis encontrar, así como en tiendas de productos dietéticos. Para los que estéis interesados, yo la compro en La Grana que vende harinas molidas a la piedra y todo tipo de productos cológicos en Sant Vicenç de Castellet, al lado de Manresa. Tiene una amplia variedad de harinas, aunque tendréis que comprar como mínimo sacos de 5 kilos. De hecho, muchas panaderías cercanas compran sus harinas allí aunque según nos comentaron, desde que se desató la fiebre de hacer el pan en casa, son muchos los particulares que se acercan para hacer pedidos.

2 comentarios:

  1. Las he probado y realmente están espectaculares!! Nunca hubiera dicho que unas rosquillas hechas con harina de espelta podrían quedar tan bien! Además, el sabor es increíble.

    Muchas gracias por la receta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Hay que compartir estos hallazgos, sobre todo el de la harina de espelta. En repostería no vale ser egoísta =D

      Eliminar